¿EN DÓNDE VAS A GUARDAR TODO?

¿Querés un maletín que funcione perfecto para vos? ¡Entonces tenemos que ponernos a pensar en el bolso en donde vas a meter todos tus maquillajes y herramientas!


Un maletín de maquillaje puede parecer que se trata nada más que de los productos que tiene adentro, pero el lugar en donde los guardas y en donde los trasladas es un factor importantísimo a considerar. La vida de un maquillador profesional normalmente requiere de traslados a diferentes locaciones, y un error muy común es que muchos eligen valijas o maletines enormes e incómodos para llevar unos pocos productos.

Lo primero que hay que hacer es hacerse dos preguntas: 1) ¿Qué cosas necesito realmente llevar? y 2) ¿Estoy llevando conmigo productos que realmente no necesito? Y, además, hay que tener en cuenta que las apariencias pueden ayudarte muchísimo, como también hundirte. El tipo de maletín o bolso que elijas va a causar una impresión en tus clientes, y va a hacer que cuestionen tu experiencia en la industria. Por eso recordá que tu maletín profesional de maquillaje no es tu cartera ni tu bolso, no tenés que llevar tus cosas en un maletín carísimo de diseñador para tener una carrera exitosa. Es preferible que tengas un maletín clásico, pero que a la vez sea práctico, funcional, portable, conveniente y de calidad; estos son factores que en este tipo de casos le ganan a la estética. Siempre que estés en duda, pensá que "menos es más".

El sistema de organización de tu makeup kit tiene que funcionarte ahora en el presente, y poder seguir funcionando también en el futuro. Las opciones abundan, podés elegir desde un bolso, a un maletín o una valija, pero una vez que decidas qué entra en tu presupuesto y en lo que realizas como artista, ahí vas a tener la base para poder construir no solo tu kit, sino toda tu carrera como maquillador profesional.

CÓMO ARMAR TU PROPIO KIT DE MAQUILLAJE


Cuando se trata de verse como un maquillador profesional con experiencia y conocimiento, este es el gran secreto: todo está en el kit. Como un portfolio de fotos para una modelo, tu maletín de maquillaje está constantemente evolucionando, expandiéndose, cambiando, y lo que tengas o no tengas dentro del maletín puede separar un experto de un amateur. A veces la cruda realidad de armar una combinación perfecta de productos es dejar ir algunos que son nuestros favoritos de uso personal, y concentrarse en esos maquillajes prácticos y esenciales, y comprobados sus beneficios, versatilidad y valor.
No importa si querés trabajar como un maquillador profesional o si tan sólo querés armarte una colección para tu uso personal, un entendimiento de los procesos y procedimientos de la industria del maquillaje ayudan a desarrollar y mantener tu kit como lo hacen los maquilladores más importantes.

En esta ocasión, vamos a armar juntos un kit de maquillaje PROFESIONAL, empecemos!

Empezando... ¡pensá en grande!
Construir tu kit es un ejercicio perfecto para tomar decisiones. Antes de que siquiera pienses en comprar un producto, tenés que preguntarte a vos mismo algunas preguntas importantes sobre tu arte: ¿Qué clase de maquillaje vas a necesitar para el tipo de trabajos que estás realizando? ¿Cómo vas a trasladar el maquillaje y como vas a organizarlo en tu lugar de trabajo? ¿Cómo va a viajar?

Hay muchas cosas a tener en cuenta como para enfrentarlas a todas juntas, pero tan sólo relajate y dejá que tu mente arme creativamente tu kit. Necesita tiempo, recursos y planificación el crear una colección maestra de maquillajes en los que siempre puedas depender. Mientras que los típicos kits de principiante están disponibles para comprar, creo que la habilidad de poder armar tu propio kit profesional ayuda a que puedas llegar a trabajar como uno.

Definitivamente tenés que armar una selección de varios productos, pigmentos, tonos, texturas y herramientas diferentes, pero eso no se trata de comprarte todas las sombras de ojos o lápices de labios que hay en el mercado. La regla más importante: solamente compra lo que sabés que va a tener la versatilidad y durabilidad que necesitás. Una vez que armaste este set de básicos, después podés empezar a aprender cómo editar y refinar tu kit y cómo usarlo según el trabajo novias, fotos, HD, efectos especiales, etc.


Es importante que también pienses en qué tipo de clientes tenés: ¿Cuáles son las demandas específicas de las sesiones de fotos o de sets de locación? ¿Qué tal son las direcciones o los temas a los que quieren llegar tus clientes con el maquillaje? ¿Tenés los productos necesarios para lograr eso? ¿De verdad tenés lo necesario para poder diseñar, aplicar y mantener ese maquillaje en particular?

Poner en conjunto un plan para armar tu kit puede tomarte un día entero o quizás hasta un mes o dos, pero es una inversión que no tiene que tomarse como chiste, porque es un detalle importantísimo para un maquillador. Para que se te ocurran ideas para ir definiendo qué cosas comprar, podés escribir todo en un anotador: dibujá tu kit ideal, hacé una lista de tus sueños y logros que querés hacer como maquillador, anotate diez productos que te estás muriendo de ganas de probar. Al final de cuentas, tu kit es un reflejo de lo que sos como artista, pensá en grande y ambiciosamente acerca de tu potencial y de los productos que pueden ayudarte a lograr eso, y cuando estés listo, ¡empezá a armarlo!

No te preocupes, ¡porque este tema no se termina acá! ¡Vamos a seguir profundizando acerca de cómo se arma desde cero un maletín profesional de maquillaje!