Sacátelo! Una guía completa de DESMAQUILLANTES.

Aceptémoslo, la última cosa que una persona quiere hacer cuando por fin llega a su casa después de todo un día o de alguna fiesta o evento, es sacarse el maquillaje. La simple idea de tener que lavarse la cara ya puede parecer tediosa, pero puede salvar tu piel. Pero habiendo tantas lociones desmaquillantes, cremas, aceites y toallitas en el mercado al alcance de uno, cómo elegir sólo una? Hoy vamos a ver cómo resolver ese dilema, pero antes, es indispensable explicar como es la manera correcta de limpiarse la cara.

Normalmente, la mayoría de las personas no se quitan el maquillaje antes de acostarse, y muchas de las que si lo hacen, no lo hacen correctamente. Es esencial remover el maquillaje con un desmaquillante antes de mojar la cara con agua, y además usar una fórmula especial para los ojos. Esto previene que se tapen los poros de la cara y, consecuentemente, ayuda a que no se formen granitos. Uno también tiene que estar atento a que la piel se limpie bien; si usaste mucho maquillaje, es recomendable limpiarla dos veces.



Para los ojos, es muy importante sacarse el maquillaje con un desmaquillante que esté preparado especialmente para esa área. Cuando quedan restos de rimmel en los ojos, eso puede causar infecciones, decoloración e hinchazón a la mañana siguiente. Y tampoco hay que sacárselo a las apuradas: aplica un poco de desmaquillante para ojos en una bolita de algodón, apoyala sobre los párpados y mantenela ahí por un minuto para que el producto pueda disolverse, y luego remove el maquillaje sacándola de los párpados. Los desmaquillantes en forma de aceite son los mejores para remover maquillaje de ojos de larga duración.

___________________________________________________________

Así que ya tenés tu rutina de limpieza armada, pero ahora cómo saber cuál desmaquillante te conviene elegir? A continuación, vamos a ver las principales diferencias entre cada producto, para que puedas saber cuál es el que mejor va a funcionar en tu piel.

agua de limpieza facial: es una buena opción para pieles sensibles. Este tipo de desmaquillante puede remover un maquillaje básico, pero quizás sea necesario aplicarlo dos o tres veces para que la piel pueda limpiarse por completo. Se recomienda usar un desmaquillante para ojos después si es que el maquillaje tiene rimmel waterproof o un delineado de larga duración.

aceite de limpieza facial: perfecto para pieles secas y deshidratadas. El aceite ayuda a balancear la producción natural de sebo en la piel, pero al enjuagarla se transforma en una emulsión de una textura más parecida a la leche. Es ideal para remover maquillajes de larga duración y waterproof, ya que el aceite puede desarmar cualquier ingrediente y limpiarlo de la piel.

desmaquillante aceitoso: si estás buscando una fórmula estándar que pueda remover el maquillaje en una sola pasada, la mejor opción es comprar un desmaquillante líquido y de tipo aceitoso. A diferencia de los aceites de limpieza facial, estas fórmulas espumosas contienen ingredientes a base de agua, para que nunca queden residuos aceitosos en la piel.

toallitas desmaquillantes: la respuesta a llegar muy tarde en la noche después de haber salido o las noches de vacaciones, son las toallitas desmaquillantes. Algunas tienen ingredientes más fuertes que otras, pero casi todas pueden remover gran parte del maquillaje para que uno pueda irse a dormir rápido y con la cara limpia.

desmaquillantes de ojos: ¿por qué conviene usar un producto separado para quitar el maquillaje de los ojos? Porque el área que rodea a los ojos es increíblemente sensible, y requiere entonces de una fórmula más delicada a comparación del resto de la cara.


No hay comentarios:

Publicar un comentario