BASES, ¿cuál elegir? (Parte 1)

Uno de los aspectos que más asusta del maquillaje (quizás por ser inevitablemente la clave más importante para un buen maquillaje), definitivamente es la BASE. No importa cuántos artículos se escriban o cuántas guías se armen para conseguir la base perfecta, las preguntas y el lugar a la duda y la confusión siempre encuentran lugar para volver a aparecer. Y no ayuda que en el mercado haya tantas fórmulas y tipos de base diferentes para elegir, ya que abren aún más la puerta a la equivocación a la hora de comprar una base. Para uso personal, con que uno encuentre la base o la mezcla de tonos de base que imitan a la perfección su tono de piel basta, pero para un maquillador profesional, es indispensable contar con una amplia variedad de colores, tonos y tipos de base, porque cada persona tiene una tez distinta y propia, entonces la mezcla que funciona en un rostro, no necesariamente va a ser igual de exitosa en el de otra persona. Por ejemplo, para alguien que tiene un cutis graso no es una buena elección aplicarle una base iluminadora, mientras que otra persona con piel seca tendría que evitar a toda costa usar una fórmula de base matte.

A lo largo de esta semana, vamos a repasar los diferentes formatos en los que las bases pueden aparecer, y a explorar qué tipo de base funciona mejor en qué tipo de piel.
base líquida
La fórmula más común y fácil de usar. Es cómoda de aplicar, esparcir y esfumar en la piel, y el producto es simple de manejar para lograr cubrir todas las áreas que sean necesarias del rostro. Pero, a consecuencia de eso, este tipo de base aparece en infinidad de opciones distintas, por lo que puede convertirse en una tarea difícil comprar una base líquida en un local de cosmética si uno no tiene una idea específica de lo que está buscando. 

Para eso sirve estar informado del tema y, mejor todavía, conocer la jerga correspondiente al maquillaje. ¿En la descripción del producto dice que es humectante o que la fórmula es hidratante de alguna manera? Entonces es el producto que las personas con piel grasosa deben evitar consumir. Las bases de larga duración y las Oil Control (preparadas para absorber el aceite que produce el cutis antes de que este se vea en el maquillaje) se encuentran del lado más pesado y en tonos matte, los cuales pueden llegar a acentuar rasgos muy finos del rostro o posibles arrugas, por lo que las personas con piel seca o de mayor edad, deben buscar bases del tipo más suave y livianas.
se recomienda: Chanel Perfection Lumière (1)


base cremas hidratantes con color
Los humectantes con color son geniales si uno tiene la piel en excelente estado generalmente, o a lo sumo con sólo unas pocas áreas decoloradas o problématicas que necesitan ser corregidas. Esto se debe a que la base necesaria es casi mínima, pero la misma ayuda a emparejar algunas zonas rojizas que pueden aparecer en ciertos lugares del rostro. De todas formas, a esto es conveniente agregarle corrector luego para lograr un resultado homogéneo y natural. Este tipo de cremas hidratantes son ligeras, fáciles de aplicar y la gran mayoría tienen SPF (FPS – Factor de Protección Solar). Son ideales para usar en el día a día, ya que uno puede ahorrarse el trabajo de ponerse base, y directamente aplicarse la crema como si fuese un humectante normal (obviamente no hay que usar cantidades exorbitantes, con una capa fina es suficiente), y luego corregir lo que sea que haga falta con un poco de corrector.
se recomienda: Sisley Soin Teinté Phyto-Hydratant (2)


base iluminadoras
En este momento, es el tipo de base que está de moda; todos están locos por las nuevas bases iluminadoras. ¿Y por qué tanto escándalo? Porque la sutil iluminación que producen le dan un brillo y un resplandor a la piel que la hace lucir más joven, vital y hace que las celebridades literalmente ‘brillen como estrellas’. Las fórmulas por las que están compuestas este tipo de bases satinadas lucen excelente en eventos de la Red Carpet, en donde la iluminación no está bajo el control de uno, y para un maquillador profesional, uno quiere que su cliente se vea sutilmente radiante, y no grasosa o brillosa. 

Con eso dicho, las bases iluminadoras no son para todos. Para personas con poros abiertos o cutis graso (características que, casualmente, pueden llegar a venir de la mano), este tipo de bases sólo van a lograr exacerbar esos rasgos, asentándose en los poros y haciendo que la zona T (la superficie de la frente y de la nariz juntas, forman una T) de su rostro sea visible desde el espacio. Si de verdad quieren conseguir ese brillo, lo más recomendable es aplicarla luego y con un poco de polvo iluminador – de esa forma, uno puede controlar en dónde quiere que se vea el brillo. Esto pasa porque los aceites naturales de la piel se mezclan con los de la base y le dan a la piel un resplandor hermoso; pero si al brillo natural de la piel se le suma mucha cantidad de brillo al aplicar una base satinada, el maquillaje se vuelve un completo desastre.
se recomienda: Giorgio Armani Luminous Silk Foundation (3)


base dewy
La palabra dewy proviene de ‘dew’, que significa ‘rocío’ en español. Estas fórmulas logran un acabado bien humectante en el rostro, y hace que la piel se vea fresca, como ‘recién bañada en rocío’, para ser más literales y aprovechar el nombre que llevan este tipo de bases. Son buenísimas para el rango de pieles que van desde normales a secas, gracias a su fórmula hidratante. Pero, tienden a tener mucho aceite; en especial, este es generalmente el segundo o tercer ingrediente principal del producto, por lo que no se recomiendan en absoluto para pieles grasosas. En lo que respecta a la cobertura, no son las mejores si se necesita cubrir varias imperfecciones, pero son excelentes para darle un poco de color natural al rostro. Por ejemplo, si uno usa protector solar diariamente (que es lo que se debería hacer), el rostro seguramente se vería más claro que el tono del resto del cuerpo. 

Lo mejor de este tipo de bases es que le dan calidez a la piel sin que se vea pesada o que se note que está maquillada, por lo que uno puede elegir tonos un poco más oscuros que su tono de piel normal (uno o dos, no más que eso), sin tener que preocuparse por si la piel se ve artificial.
se recomienda: Vincent Longo Liquid Canvas Dew Finish Foundation (4)


¡Ya develaremos lo que les espera en la próxima entrega sobre BASES! ¡Espero que hayan encontrado muy útil el artículo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario